Descubrí cual es tu relación con la comida

Hoy vamos a hablar de algo que nos afecta a todos…y se trata de LA RELACIÓN CON LA COMIDA.

Todos en mayor o menor medida tenemos una relación poco saludable con la comida, y no es nuestra culpa. Por un lado nuestro entorno nos ofrece comida en exceso, rápida, la presión de la industria es enorme…y estos productos suelen estar llenos de aceites y azúcar. Ademas nos quieren hacer creer que estos productos son buenos para nosotros. Es muy triste, pero nos engañan.

Nuestra sociedad ademas, esta acostumbrada a utilizar la comida como fuente de celebración, de reuniones, de ocasiones especiales. Deja de ser solo un elemento para nutrir nuestro cuerpo y empieza a tomar formas que nos afectan emocionalmente. Terminamos usando la comida como una fuente de gratificación frente a nuestros problemas cotidianos. Por ejemplo: “hoy tuve un día muy difícil, merezco una pizza”, “si se portan bien los niños les comprare un helado”, “después de esta semana difícil me gane unas hamburguesas”, y podría citar mil ejemplos mas, y seguro se sentirán identificados con varios. Esto es así porque los alimentos tienen un significado diferente para cada persona, y no solo controlan la salud, sino que controlan las EMOCIONES.

Es un tema del que casi no se habla porque produce angustia. Pero quiero mostrarles hoy que ES POSIBLE TENER UNA BUENA RELACIÓN CON LA COMIDA. Para empezar (como con todos los problemas) primero hay que identificar y aceptar la forma en que nos vinculamos con la alimentación y de esta forma poder tomar acciones para revertirlo.

  1. Pensar en el motivo. Tal vez fue nuestra crianza, la cultura, problemas personales, o solo costumbre. Pero siempre hay una o mas razones. Reflexionar es importante para superarlo. Al entenderlo deja de doler.
  2. La comida no es tu enemiga. A veces la amas, luego la odias. La evitas y después vienen los atracones. Una vez mas los invito a reflexionar y decirnos a nosotros mismos “la comida nutre mi cuerpo, la comida es mi amiga”.
  3. Distinguir entre el hambre estomacal y el hambre emocional. ¿Como diferenciarlos? El hambre emocional suele dar cuando estamos aburridos, tristes enojados, y nunca nos sentimos satisfechos. Para eso es importante tener horarios para alimentarnos, y parar cuando comimos lo suficiente.
  4. Comprar alimentos saludables. Es importante ir al supermercado sin hambre, y comprar inteligentemente. Sin gastar de mas y pensando en una alimentación sana. La idea es tener la menor tentación posible.
  5. Calidad vs Cantidad. Si bien es importante los alimentos que consumimos, lo es mas aun aprender a comer la CANTIDAD JUSTA que nuestro cuerpo necesita. De este modo también podemos darnos pequeños gustos, y vivir una vida plena y libre de culpas.
  6. Aprender a parar. En los momentos en los que estamos comiendo sin control es necesario aprender a parar un segundo, pensar en lo que estamos haciendo y decir “esto no quiero para mi”. Concentrarte en tu respiración y luego seguir con las actividades que estabas realizando.

Por ultimo, y no por eso menos importante, es poder permitirnos disfrutar de una comida deliciosa y saludable. Tomarnos nuestro tiempo, preparar una mesa especial, colocar música suave y comer un exquisito plato solo para nosotros. ¡Amigarnos con la comida!

Estos son solo algunos consejos, aquí el mayor reto es aprender a conocer nuestro cuerpo. Las costumbres son aprendidas con el tiempo, esta en nosotros mismos la decisión de cambiar de hábitos. ¡Adelante! ES POSIBLE.

¿Te animas a empezar? Contanos tu experiencia.

Fuente: redacción propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *